¿Las personas son creativas por naturaleza o la creatividad se puede aprender? - Daniel Gómez-Tarragona
Site profesional del experto en branding y en marketing responsable, Daniel Gómez-Tarragona. Fundador de las agencias Dicendi y Edamel.
1309
post-template-default,single,single-post,postid-1309,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
¿Las personas son creativas por naturaleza o la creatividad se puede aprender?

¿Las personas son creativas por naturaleza o la creatividad se puede aprender?

Todos tenemos libros de cabecera, y yo en ¡Innovacción!, de Franc Ponti tengo uno de ellos. Revisándolo para la redacción de un post que próximamente publicaré en Marketing editorial blog, me he centrado en una de las preguntas que más suelen hacerle: ¿Las personas son creativas por naturaleza o la creatividad se puede aprender?

En este espacio ya he escrito sobre ello, y coincido plenamente con el planteamiento del autor: SER CREATIVO ESTÁ AL ALCANCE DE TODOS.

Como nunca podría expresarlo mejor, os voy a poner el texto de Franc Ponti:

Todos los investigadores de prestigio que hablan sobre creatividad afirman más o menos lo mismo: ser creativo está al alcance de todos. La creatividad es una capacidad humana básica, como la inteligencia o el aprendizaje. Todos podemos (más o menos) ser inteligentes y aprender cosas. Pues por el mismo motivo podemos desarrollar nuestra creatividad. Existe una extraña tendencia a pensar que hay personas que «nacen creativas», y esto es rotundamente falso. La creatividad es un fenómeno demasiado amplio como para pensar que hay unos privilegiados que tiene mucho poder creativo y otros desgraciados que no lo tienen. Unas personas son creativas de un manera y otras de otra.

 

Los que sí puede suceder es una persona reciba tantos estímulos negativos que limiten su creatividad a lo largo de su vida, y que por ello se convierta en una persona muy poco capaz de producir creativamente. La escuela, la familia, el trabajo pueden ser entornos muy propicios o muy destructivos. Si alguien ha tenido la mala suerte de temer unos padres castradores, unos maestros unidireccionales y unos jefes unidimensionales, es probable que si a sus cuarenta años de vida le pidan que sea creativo la respuesta sea débil o nula.

 

Por otro lado, la experimentación demuestra que las habilidades creativas (imaginación, pensamiento latera, etc.) se pueden trabajar y mejorar. […]

 

LIBRO RECOMENDADO