Mi actitud digital - Daniel Gómez-Tarragona
Site profesional del experto en branding y en marketing responsable, Daniel Gómez-Tarragona. Fundador de las agencias Dicendi y Edamel.
752
post-template-default,single,single-post,postid-752,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Mi actitud digital

Desde hace años, prácticamente desde que fundé mi agencia allá por el 2008, estoy convencido de la importancia de adquirir competencias digitales de cara a lograr una carrera profesional sólida, sobre todo si uno se dedica al mundo del marketing, como es mi caso. Para ello, es imprescindible desarrollar y potenciar una actitud digital crítica y racional que nos permita desenvolvernos de manera efectiva en la sociedad digital, donde las TIC e Internet dominan buena parte de los entornos sociales, académicos y laborales.

En este sentido, este año he apostado por dedicar mucho más tiempo a reciclar mi formación (siempre continua) digital, matriculándome en el ciclo superior Desarrollo de Aplicaciones Web. Complemento perfecto a mis estudios universitarios y de posgrado en empresa y marketing. 

En estos primeros meses de estudio he podido reflexionar sobre mi actividad digital e internetera. Muy activa durante años, ahora un poco más aparcada, y que desde ya pienso retomar con fuerza. Realmente creo que no se trata solo de estar conectados, sino de ayudarnos a tener una vida mejor

Esto es lo que sé 

Dentro de esas reflexiones hacen referencia a la gestión de la reputación on-line. Es la reputación (la percepción que de nosotros tienen los demás) un concepto de vital importancia para cualquier marketer (y cualquier profesional en general). Siguiendo al consultor Javier Leiva-Aguilera “no importa si es online u offline: la reputación se construye a partir de los que demás ven en nosotros y de los que trasmiten quienes nos conocen. Lo que diferencia a los dos entornos es que el boca a boca en Internet tiene tres características diferenciadoras sobre el tradicional: es mucho más contagioso, rápido y persistente.”.      

Leiva-Aguilera, en su libro Gestión de la reputación on-line (Editorial UOC, 2012), también nos dice: ¨la mezcla de opiniones positivas y negativas se va acumulando y conforma lo que el consumidor va a ver sobre nosotros cuando nos busque en Internet. Todo eso, en conjunto, es nuestra tarjeta de presentación en la red.”.

Realmente estoy convencido de que si te muestras tal y como eres, atraerás a personas con la que compartes los mismos valores.

Esto es lo que he hecho

Sabiendo lo que tan bien nos expresa el consultor en su libro, lo primero que hice fue crear una estrategia de marca personal que me reflejara a mí mismo como profesional y como persona, basada en contenidos; y ponerla en marcha, claro. Así, cuento con este site profesional (danielgomeztarragona.com) que cuenta quién soy, y qué es lo que hago. Asimismo, creé dos blogs por los que soy reconocido: marketingeditorial.es y marketingresponsable.com

Respecto a la difusión de los post lo hago en mis perfiles de LinkedIn y de Twitter, que me dan apoyo a crear mi marca personal en mi idea de ser reconocido como un profesional de gran valía.

También cuento con perfiles, más a título personal que profesional, en Facebook, Instagram y Pinterest. 

En todos ellos, adecuo el mensaje al medio concreto con un mismo tono global, siendo transparente y siempre con un enfoque profesional (inclusive en los más personales). Esto conlleva a no contar mi vida privada de forma abierta, solo algún fogonazo que indique quién soy realmente. Siempre realizo varias lecturas antes de publicar, con el objetivo de encontrar todas las erratas posibles y seguir las normas no escritas de los medios digitales (Netiqueta).

Por supuesto, el círculo lo cierro monitorizando lo que se dice de mis empresas y de mí mismo.  

Esto es lo que haré

Quiero ser coherente con mi actitud digital, por lo que avanzar en nuevas claves digitales dentro de mis agencias: dicendi.com y edamel.com es algo que implantaré. Ofreciendo formación y herramientas que nos ayuden en nuestro crecimiento como organización.  

En este sentido, os quiero recomendar el libro de Antonio Pamos de la Hoz, Actitud digital (Letrame, 2019), que nos cita estas 10 claves para sobrevivir a la nueva era digital 

  1.  Diversidad.
  2.  Colaboración.
  3. Gestión de las emociones.
  4. Comunicación efectiva.
  5. De la curiosidad al aprendizaje.
  6. Crear y compartir conocimiento.
  7. Pensamiento crítico.
  8. Planificar.
  9. Vivir el cambio en positivo.
  10. Convivir con la incertidumbre.

 

¿Alguna sugerencia que pueda aplicar?