Phil Knight... entonces llamadme empresario - Daniel Gómez-Tarragona
Site profesional del experto en branding y en marketing responsable, Daniel Gómez-Tarragona. Fundador de las agencias Dicendi y Edamel.
1077
post-template-default,single,single-post,postid-1077,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Phil Knight... entonces llamadme empresario

Phil Knight… entonces llamadme empresario

Hacía tiempo que no le veía. Fue un placer ver a mi amigo, gran lector y mejor deportista. Me recomendó un libro: Nunca te pares, de Phil Knight. Al día siguiente lo compré y comencé a leerlo. Gracias, Sergi.

Nunca te pares, Phil KnightPhil Knight es el cofundador de Nike y el libro, de 2016, es su autobiografía. Como dice André Agassi, no era consciente del conjunto de logros extraordinarios, innovación, supervivencia y triunfo, que hay detrás del logo de Nike.

Me gusta mucho la actual definición de la misión de la empresa: Aportar inspiración e innovación a cada atleta en el mundo. Su visión del atleta: si tienes un cuerpo, eres atleta, me gusta menos porque abre el abanico en exceso para acceder a la venta de ropa y calzado deportiva como moda.

El libro es de fácil lectura, y nos cuenta detalles atractivos, como, por ejemplo, el del nacimiento de su name o de su swoosh, uno de los logos comerciales más reconocibles de mundo. Si bien, lo mejor del libro es su historia de emprendimiento. Nos habla de sus inciertos inicios y sus reveses económicos. Del nunca te pares, como filosofía. Y de la formación de un equipo que, juntos y animados por la fuerza de un objetivo común y una fe profunda en el espíritu del deporte, construyeron una marca que transformó los cánones establecidos.

Hay un párrafo que me ha llamado poderosamente la atención, y es precisamente el que justifica este post y el título que le he dado de “Phil Knight… entonces llamadme empresario”. Trata de una manera de ver los negocios, que va más allá de ganar solo dinero. Dice así:

“Como les ocurre a las grandes compañías, queríamos crear, contribuir, y nos atrevíamos a decirlo en voz alta. Cuando haces algo, cuando lo mejoras, cuando lo ofreces, cuando aportas una cosa o un servicio nuevo a la vida de un desconocido y consigues que este sea más feliz y esté más sano, seguro o mejor, y si además lo haces con cuidado e inteligencia, como debería hacerse todo, aunque rara vez ocurra, estás participando de manera más activa en el gran teatro de la humanidad. Más que limitarte a vivir, estás ayudando a otros a vivir más plenamente y, si eso es negocio, de acuerdo, entonces llamadme empresario.”.