5 costumbres para alcanzar la excelencia - Daniel Gómez-Tarragona
Site profesional del experto en branding y en marketing responsable, Daniel Gómez-Tarragona. Fundador de las agencias Dicendi y Edamel.
1315
post-template-default,single,single-post,postid-1315,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
5 costumbres para alcanzar la excelencia

5 costumbres para alcanzar la excelencia

Somos seres de costumbres y tratamos de repetir siempre lo que hacemos más a menudo. El carácter, sustancialmente, está formado de costumbres.

Las costumbres son factores poderosos en nuestra vida; por consiguiente, la excelencia puede devenir en una costumbre si seguimos estos cinco hábitos:

  1. Comienza pensando en aquello que quieres obtener.
  2. Usa un pensamiento proactivo.
  3. Gestiona el tiempo con eficacia.
  4. Antes de hablar trata de tener claro lo que quieres decir.
  5. Piensa como un ganador.

5 costumbres para alcanzar la excelencia

Para el psicoterapeuta italiano Salvo Noè, autor del libro Prohibido quejarse (San Pablo) y de estas 5 costumbres para alcanzar la excelencia, las costumbres son factores muy poderosos de nuestra vida. Dado que son modelos constantes, con frecuencia inconscientes, expresan constante y cotidianamente nuestro carácter y determinan nuestra eficacia (o ineficacia) operativa.

Quizás influido por mi lema: «Actúa, no te quedes pensando», me he centrado en el punto 2º: usa un pensamiento proactivo. Respecto a él, el autor dice:

Significa algo más que tomar simplemente la iniciativa. Significa que, como seres humanos, somos responsables de nuestra vida. Nuestro comportamiento depende de nuestras decisiones, no de las decisiones en que vivimos. Tener la capacidad de adelantarse a cualquier dificultad o problema es propio de los ganadores, porque lo que nos hiere no es lo nos sucede, sino nuestra reacción a lo que nos sucede.

 

[…] Los proactivos se concentran en su esfera personal de poder y disminuyen la esfera de impotencia. Prácticamente se focalizan sobre aquello que pueden hacer para mejorar y progresar,. Optimizan los recursos, aumentan las competencias, se esfuerzan, estudian y hacen preguntas productivas.