Por qué aprender Scrum - Daniel Gómez-Tarragona
Site profesional del experto en branding y en marketing responsable, Daniel Gómez-Tarragona. Fundador de las agencias Dicendi y Edamel.
1293
post-template-default,single,single-post,postid-1293,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.1,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Conviértete en Scrum Master

Por qué aprender Scrum

Este fin de semana he tenido la ocasión de realizar un curso de Scrum Master, impartido por el trainer Antonio Jesús Ruiz. Se trata de una formación altamente recomendable: amena, dinámica y con buen ambiente, ideal para completar los conocimientos que deben adquirirse con el estudio de la guía, si uno quiere sacarse la certificación oficial de scrum.org.

Pero… ¿por qué aprender Scrum?

 

Scrum Process

Como gestor de proyectos editoriales y de marketing que soy, desde hace años he querido aprender más sobre agilidad en la gestión de proyectos, que ya no son una moda ni una novedad sino que cada vez están más extendidos.

Ser capaces de trabajar en entornos VUCA es precisamente la mejor manera de adaptarse a los formidables cambios (y revoluciones) vividos en los últimos años.

Las metodologías tradicionales proponen reglas inclusivas, es decir, proporcionan unas pautas de actuación que indican con detalle qué es lo que hay que hacer en cada momento del proyecto y en cada una de las situaciones posibles. Ideales cuando un proyecto es simple y casi sin riesgos.

Un enfoque tradicional propone fijar los requisitos  con un alto nivel de detalle al inicio del proyecto, y a partir de ahí, se hace una estimación de coste y de la fecha de entrega del mismo. Pero, ¿cuántas veces ocurre esto realmente?

Qué ofrece la agilidad

En cambio, los métodos ágiles ofrecen reglas generativas, que favorecen la creación de nuevas reglas en el caso de que fuera necesario, siempre con la idea de satisfacer al cliente y darle valor.

Para no hacer un post excesivamente largo, aquí os dejo enlazado el Manifiesto por el desarrollo ágil de software y sus doce principios que lo acompañan.

En definitiva, podemos decir que con este manifiesto se busca dar valor con una orientación al cliente y al producto, con flexibilidad, dando relevancia a las personas y a la comunicación, colaboración, velocidad, auto-organización, calidad, simplicidad y mejora continua.

Antes de las sesiones de formación me preparé con la nueva versión de la Guía Scrum, de noviembre de 2020, y con el libro que Métodos ágiles: Srum, Kanban, Lean, que localicé en la estupenda biblioteca que tenemos en mi agencia de branding, Dicendi.

 

 

Las personas que habitualmente me siguen en mis blogs saben de mi gran afición por los prólogos de los libros. Suelen realizar un gran resumen del libro en cuestión, además de aportar nuevas ideas que engrandecen el libro en sí mimos. En esta ocasión el prólogo es de Mario López de Ávila, promotor de la iniciativa “España Lean Startup” y quiero recoger su primera parte. Aquí va.

En un mundo VUCA

[… ] un tercio de los lectores participantes en una encuesta del prestigioso semanario británico The Economist realizada en 2009 reconocían ser conscientes de que sus organizaciones se encontraban en grave riesgo como consecuencia de su incapacidad para manejarse en un mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo como éste. un mundo VUCA, de acuerdo con el acrónimo inglés, de origen militar pero rápidamente adoptado por gurús de Management, sociólogos y tertulianos en los últimos años.

 

¿Cómo se sobrevive en un mundo así? Y, dado que la supervivencia no es suficiente, ¿cómo prosperar? La mitad de los CEO participantes en la encuesta consideraban imprescindible para la competitividad de su empresa ganar una mayor flexibilidad e la toma de decisiones y en la ejecución de las iniciativas estratégicas. En otras palabras, el 90% de los encuestados concluían que el factor clave para la supervivencia era ser más ágiles.

 

Sobre Scrum

Scrum es una jugada de rugby en la que cada uno de los dos equipos dispone a ocho jugadores agrupados en tres líneas que, apoyándose contra los hombros de los adversarios, hacen presión y tratan de retrasar el balón que otro jugador ha colocado entre ellos en el suelo, hacia sus compañeros, taloneándolo. En esta jugada, el equipo actúa como una unidad para desplazar a los jugadores del equipo contrario.

Scrum es un marco de trabajo que ayuda a las personas, equipos y organizaciones a generar valor a través de soluciones adaptables para problemas complejos.

Su propuesta es dar soporte a la innovación, a través de equipos autogestionados; obteniéndose  resultados de calidad, en interacciones cortas (entre una y cuatro semanas) llamadas sprint.

Scrum se basa en el empirismo y el pensamiento Lean. El empirismo afirma que el conocimiento proviene de la experiencia y la toma de decisiones basadas en lo que se observa. El pensamiento Lean reduce los desperdicios y se centra en lo esencial.

Scrum emplea un enfoque iterativo e incremental para optimizar la previsibilidad y controlar el riesgo. Scrum involucra a grupos de personas que colectivamente tienen todas las habilidades y experiencia para hacer el trabajo y compartir o adquirir tales habilidades según sea necesario.

Los eventos de Scrum funcionan porque implementan estos pilares empíricos: transparencia, inspección y adaptación.

Para cerrar este post, señalar que el uso exitoso de Scrum depende de que las personas sean más competentes trabajando con estos cinco valores (que, por cierto, me los quedo para Dicendi y Edamel):

  • Compromiso.
  • Enfoque.
  • Apertura.
  • Respeto.
  • Coraje.

 


LECTURA RECOMENDADA